La enfermera admite que pudo tocarse la cara con un guante al retirarse el traje