Desarrollan una molécula que detiene el Alzhéimer en ratones