Una empresa tacha de "pipiolines" a dos candidatos a una oferta de empleo