La embolia gaseosa puede matar en 15 segundos