Los embalses siguen perdiendo y se sitúan en el 52,2 por ciento de su capacidad