Los embalses españoles tienen una cuarta parte menos de reservas que hace un año