“Querido hijo, te hablo desde la tumba”