Los técnicos de ambulancia que atendieron a Teresa, bajo vigilancia