¿Somos más de ducharnos en pareja... o solos?