Baja el consumo de alcohol y drogas, pero sube el de tranquilizantes