Así actuaba la potente droga que convertía a los consumidores en zombis en Brooklyn