Dos ancianos llevan dos años esperando que un juez eche a su inquilino okupa