Un año después del incendio, el entorno de Doñana empieza a reverdecer