Solo el 39 por ciento de los empleados españoles LGTBI han salido del armario