El 40% de los casos de disfunción eréctil esconden un problema cardiovascular