Un diseñador gráfico se niega a retocar la foto de una chica con un desorden alimenticio