La dieta mediterránea podría reducir el riesgo de cáncer de útero