La dieta rica en proteínas, tan peligrosa como el tabaco