Comer una dieta saludable cuesta un euro más al día que llevar una alimentación insana