25 años después vuelve a arder el pebetero olímpico en Barcelona