El inicio de verano en la plaza de Riazor, un peligro para los bañistas