Las 62 personas más ricas tienen la misma riqueza que los 3.600 millones más pobres