Los análisis descartan que el paciente ingresado en Valencia esté infectado por Ébola