Las cámaras de un hotel podrían tener la clave de la desaparición de Gabriel