La policía cree que Marina y Laura llegaron muertas al lugar donde aparecieron sus cuerpos