Un fondo buitre desaloja a una veintena de familias de un edificio en Barcelona