Una familia canaria, a punto de perder su casa por una deuda de 20.000 pesetas