Los inquilinos le dejaron a deber 4.000 euros y el piso destrozado