El segundo edificio derrumbado en Madrid tenía un pilar muy afectado