La nieve se derrite y deja las aceras y vías llenas de peligrosas placas de hielo