El fin de una urbanización ilegal a golpe de piqueta