El viento derriba un obelisco de más de 30 toneladas en Madrid sin causar víctimas