Cataluña propone la primera ley que regula el legado digital