Una mala salud dental incrementa el riesgo de sufrir un infarto