El Houdini de los delincuentes: así escapa un detenido de la sala de interrogatorios