El guardia civil de La Manada afirmó que no quería el pasaporte tras saltar la alerta