Una jueza decide donar a una ONG ropa falsificada de una operación policial