Los daños en la costa asturiana ya superan los diez millones de euros