Un niño tropieza en un museo y agujerea un cuadro de un millón y medio de dólares