Tras la dación en pago, Hacienda les reclama 10.000 euros