Una curiosa tradición: pasean los ataúdes de sus vecinos y no están muertos