Lejía para curar lo incurable