Un culturista, al borde de la muerte por la mordedura de una mariquita