Una plaga de culebras reales de California siembra la alarma en Gran Canaria