La cuenta atrás de los halógenos: cinco días para que se dejen de fabricar y vender