La juez no tuvo en cuenta las amenazas de muerte del parricida de Castellón