La cuenca del Júcar y del Segura, bajo mínimos