El asesino de Pioz contó con la ayuda de un cómplice que le indicó cómo proceder