La moto de Fito y un canto a la vida para luchar contra el cáncer infantil