La crisis también visita los cementerios